El balcón no es un pipican

Aquí tenemos la situación de una comunidad de propietarios en la que un vecino había convertido su balcón en un pipican en toda la extensión de la palabra.

Es notorio que cada vez más personas tienen perro. No hay nada más que pasear por las calles y ver a ciudadanos paseando un perro y hasta 2 y 3 perros.

Estos animales tienen sus necesidades y es evidente que sus dueños deben sacarlos a la vía publica para que las hagan.

Pero aquí teníamos a un vecino, quizás vago, ignorante de sus responsabilidades y que no se le ocurrió otra cosa que permitir que su perro hiciera tranquilamente sus necesidades diarias de orina y heces en el balcón de su piso.

Me entero del problema al recibir quejas de varios propietarios del fuerte hedor que se desprendía del balcón en cuestión, así como la caída de las necesidades en formato liquido perruno por la gárgola del balcón que da a la calle. Un pipican en toda regla.

Es fácil imaginar a un transeúnte cayéndole encima un liquido que, inicialmente, pensaría era la típica agua de riego de plantas para darse cuenta de todo lo contrario después.

Tras comentar el problema con los cargos de la junta, me remiten unas fotos del balcón en cuestión lleno de heces y orina de perro. Un panorama demoledor.

La suma de infracciones acumuladas es muy elevada. La comunidad de propietarios puede denunciar estos hechos ante salud pública, ya que son de una extrema gravedad.

No obstante, el ocupante de la vivienda es un chico con “problemas” y que es muy conocido en la finca.

Por mi parte, le envió una carta de reclamación, exponiendo la gravedad de los hechos y aportando las fotos hechas por los vecinos.

Por lo que me indican después, inicialmente corrige sus actos y me lo acreditan mediante nuevas fotos donde se ve el balcón más o menos limpio. Nada que ver con las imágenes anteriores.

Pero tiempo más tarde, el vecino vuelve a las andadas y el perro continúa haciendo sus necesidades en el balcón, pero ahora los problemas se incrementan ya que una vecina de pisos inferiores manifiesta su hartazgo con la situación.

Los fluidos que emanan de la gárgola de la vivienda del causante le están cayendo sobre el toldo, aparte de caer a la vía publica.

La vecina afectada avisa reiteradas veces a la guardia urbana, personándose varios agentes en la finca para requerir al vecino propietario del perro.

Pero este no abre la puerta de la vivienda a los agentes de la guardia urbana por que como ya sabemos, en tu propiedad entra quien tu quieres o con una orden judicial.

Poco pueden hacer los agentes, aparte de abrir un atestado.

Finalmente, la comunidad realiza una reunión para tratar tan grave asunto sin llegar finalmente a un acuerdo respecto a que sea la comunidad de propietarios quien denuncie al vecino infractor.

Como vemos, la situación expuesta nos muestra, por un lado, a un vecino que está incumpliendo diversas normas tanto de salubridad como de propiedad horizontal, reglamento que rige a las comunidades de propietarios, pero cuya solución no es fácil.

La comunidad podría aplicar la ley y exigir al vecino acto de cesación de estas insalubres actividades, para posteriormente y en el supuesto de que prosigan, interponer demanda judicial.

No obstante, ello requiere contratar un abogado y es lo que habitualmente frena estas cuestiones.

Se podría hacer un paralelismo con otros problemas típicos de las comunidades de propietarios como los ruidos, similares en cuanto a una difícil solución.

Hace tiempo que desconozco en que fase se encuentra el problema y si se ha resuelto, ya que hace tiempo que no recibo quejas. A pesar de todo, considero que la única solución rápida debe venir de manos del vecino infractor si hace propósito de enmienda.

Comparte :

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable José Manuel Garcia Cuevas.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Cdmon.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).    Más información
Privacidad