Incendios reincidentes

No es muy habitual que ocurran incendios que afecten a una comunidad de propietarios, por suerte.

Entre los problemas más frecuentes de una comunidad están los escapes de agua en todas sus formas de humedades, filtraciones, etc., pero no los incendios.

No obstante, en una comunidad de propietarios que administro han ocurrido tres incendios en los últimos dos años.

El primero de ellos afectó a la segunda planta del parking situado en los sótanos del edificio.

El foco del incendio fue localizado por los peritos en una moto abandonada hace 15 años que estaba aparcada en la plaza de su propietaria.

Dicha moto no tenia combustible ni batería por lo que era muy extraño que el incendio se hubiera originado de forma fortuita.

Rápidamente se manifestaron sospechas hacia un vecino del edificio que tiene problemas de orden psicológico. No había pruebas, pero era muy evidente que el incendio había sido provocado por alguien.

La planta del parking sufrió daños de diversa consideración, especialmente con paredes y techos ennegrecidas por el fuego y el humo, que no fueron muy cuantiosos gracias a la rápida intervención de bomberos.

Por suerte, no hubo que lamentar desgracias personales.

El segundo incendio ocurrió 8 meses después. Una mañana de domingo, unos armarios de Movistar existentes en la planta entresuelo de la finca comenzaron a arder y generaron una gran humareda por todo el interior de la escalera.

Un vecino dio la alerta a bomberos quienes sofocaron el incendio rápidamente.

El incendio causó daños de pintura a las paredes y techos de toda la escalera, aparte de un fuerte susto a los vecinos debido a la gran cantidad de humo generada.

Tampoco hubo que lamentar desgracias personales en este caso.

No obstante, de nuevo se manifestaron sospechas que el incendio había sido provocado, ya que los armarios de Movistar no tienen corriente eléctrica que pueda provocar un cortocircuito.

Las sospechas se dirigieron otra vez contra el mismo vecino de la finca, pero como en el incendio del parking, no había pruebas.

Este incidente obligo a la comunidad a adoptar diversas medidas de seguridad.

Una de ellas fue instalar cámaras de videovigilancia en todos los rellanos, no solo en el vestíbulo como hasta entonces, y también en el parking.

Además, también se instalaron detectores de humos en todos los rellanos.

La reunión donde se adoptaron dichos acuerdos fue muy tensa debido a la indignación y temor de los vecinos por las situaciones que estaban ocurriendo en los últimos meses y el obligado gasto económico en unas instalaciones que no son habituales en un edificio de viviendas.

Finalmente, ocurrió un tercer incendio el pasado mes de septiembre.

En esta ocasión, sucedió de nuevo en el parking, pero en la primera planta.

La causa fue que un vehículo aparcado en una plaza ardió y propagó el incendio por toda la primera planta causando esta vez cuantiosos daños.

Daños severos en paredes, techos, bajantes, conducciones de incendios, instalación eléctrica y de cámaras de videovigilancia. Un verdadero desastre.

Se sabe por bomberos que hubo varias explosiones del coche siniestrado y que el hecho de que fuera un puente festivo con pocos coches aparcados, evito una desgracia mucho mayor.

Como en los anteriores incendios, tampoco hubo que lamentar desgracias personales.

Y como en los otros incendios, también se sospechó que había sido provocado y lógicamente, por el mismo vecino.

El informe de bomberos indicó que había habido dos o tres focos en el coche siniestrado por lo que el incendio accidental quedo descartado.

Las grabaciones de las cámaras de videovigilancia no fueron lo suficientemente claras para determinar quien había sido el causante.

En los tres incendios, la comunidad de propietarios interpuso denuncia ante la policía.

Y en las tres ocasiones se trasladó a la policía las fuertes sospechas que los incendios habían sido provocados y que el causante era un vecino del edificio.

Como vemos, se trata de una situación atípica en una comunidad de propietarios, pero de una gravedad manifiesta.

Además, cada incendio ha sido más grave que el anterior por lo que el pánico esta totalmente instalado entre los habitantes del inmueble y el ambiente de convivencia vecinal está seriamente afectado.

Se pone de manifiesto que, a pesar de todas las medidas de seguridad adoptadas, los incendios han continuado sucediendo.

Incluso, se ha planteado la posibilidad que la comunidad emprenda medidas legales contra el vecino sospechoso, pero un abogado consultado ha indicado que sería totalmente contraproducente si no se tienen pruebas contundentes sobre el teórico causante.

No se como acabará finalmente esto y si seguirán ocurriendo incendios, pero pienso que, de seguir esta línea, al final habrá que lamentar desgracias personales.

Comparte :

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable José Manuel Garcia Cuevas.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Cdmon.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).    Más información
Privacidad