Quiero un entorno de lujo para mi piso turístico

El caso que voy a contar a continuación ocurrió en una finca regia que administro en el barrio del Eixample.

La finca tiene unos 80 años y en la planta baja situada al fondo del vestíbulo hay una vivienda destinada a uso turístico.

Es una comunidad de propietarios que administro hará unos 15 años y la propietaria de la vivienda en cuestión suele asistir a todas las reuniones.

Desde un principio, siempre solicitaba en las reuniones un acuerdo comunitario para la reforma del vestíbulo, ya que el pobre estaba muy ajado y necesitaba una buena puesta a punto.

Lógicamente, el objetivo final de esta petición era dotar de un entorno lo más lujoso posible a la entrada a la finca para que los turistas que iban a su vivienda tuvieran una mejor impresión.

Como sabemos, todo puntúa en las webs de alquiler turístico donde, aparte de la propia vivienda, también se puntúa el entorno.

Los vecinos de la comunidad, gente trabajadora, dedicó su esfuerzo y su dinero para rehabilitar el edificio donde era más necesario, como, por ejemplo, la fachada principal, y especialmente la caja de escalera muy afectada por unas grietas bastante grandes que aumentaban cada año.

Por mira por donde que la propietaria de la vivienda turística tuvo suerte ya la comunidad de propietarios se vio obligada a reformar en el vestíbulo, aunque sin ningún lujo.

En medio del vestíbulo hay unos escalones y un día un albañil que había ido al edificio para realizar una reparación, detectó que el primer escalón estaba separado del suelo (cabía un destornillador).

Eso significaba que el suelo estaba cediendo, seguramente por fugas en el albañal, colector que recoge las aguas residuales del edificio y las aboca alcantarillado.

Se procedió a una revisión mediante una cámara del albañal y se detectó que estaba fisurado, seguramente desde hace tiempo, y vertiendo aguas residuales al exterior. Ello había provocado que la tierra se compactara y cediera.

Este problema obligó a la comunidad de propietarios a tener que sustituir el albañal. Al ser una obra que obliga a levantar todo el vestíbulo, la consecuencia derivada de ello fue que se tuvo qué hacer el vestíbulo nuevo y se aprovecho para adaptarlo a personas con movilidad reducida.

Al final, la propietaria del piso turístico se salió con la suya, aunque como decía, la reforma no fue tan lujosa como era su pretensión inicial.

Comparte :

Deja un comentario

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable José Manuel Garcia Cuevas.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Cdmon.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas).    Más información
Privacidad